Nos dejaste en herencia una sonrisa…

La madrugada del domingo fue llamada por el Señor Sor María Rosa. Infatigable pregonera del amor de Dios; disfrutaba llevar consuelo y alegría y hasta el último momento nos regaló su sonrisa. GRACIAS POR TU ENTREGA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.