PAGINA 001 de prueba

 

Madre Trinidad, una de las protagonistas, pasados unos cincuenta años del acontecimiento relata con una emoción penetrada y hecha vida:1

“Entramos, al anochecer del día ocho de mayo de mil ochocientos ochenta y cuatro, Madre Fundadora, madre Patrocinio, sor Francisca y yo. Al llegar, nos llevó directamente a la capilla de san Francisco de Paula y nos arrodillamos las tres, quedando en pie Madre Fundadora; y puesta en cruz con las manos sobre nuestras cabezas, nos dijo: –Hijas mías, ¿me seréis fieles en la obra que vamos a empezar? – Y todas, con lágrimas en los ojos, llenas de grandísima emoción, nos quedamos silenciosas, sin poder articular palabra alguna; ni era preciso ya que lo afirmativo de nuestra decisión lo veía ella en la fe con que seguíamos sus pasos”.